martes, 3 de febrero de 2009

El camino hacia la iluminacion

Cómo convertirse en un Bodhisatva

Como ya se ha explicado, el modo más significativo de utilizar nuestra preciosa existencia humana no consiste en dedicarla al logro de la propia liberación del sufrimiento sino en alcanzar la gran iluminación o Budeidad a fin de ayudar a todos los seres sintientes. Para ello hemos de confiar en las enseñanzas mahayanas de Buda. Primero hemos de generar la preciosa motivación de bodhichita, y después emprender el modo de vida del Bodhisatva con la práctica de las seis perfecciones hasta convertirnos, una vez que hayamos completado este adiestramiento, en un ser iluminado, en un Buda.

La Bodhichita es una mente primaria, motivada por la gran compasión, que desea alcanzar la iluminación total para el beneficio de todos los seres sintientes. Esta mente tan especial no surge de manera espontánea sino que hemos de cultivarla por medio de la meditación durante mucho tiempo. Finalmente, por medio de familiarizarnos con ella, la generaremos de forma natural, día y noche, sin esfuerzo. En ese momento nos habremos convertido en un Bodhisatva, en un ser que avanza rumbo a la iluminación.

Si nos adiestramos en la bodhichita y seguimos el modo de vida del Bodhisatva, llegará un momento en que nuestra mente se liberará de las perturbaciones mentales y de sus impresiones. A las perturbaciones mentales o engaños se los denomina «obstrucciones a la liberación» porque nos mantienen atrapados en el samsara, y a las impresiones de los engaños se las llama «obstrucciones a la omnisciencia» porque impiden que logremos una percepción directa y simultánea de todos los fenómenos. Cuando la mente se libera por completo de las dos obstrucciones, la naturaleza última de la mente se convierte en la iluminación total, llamada también gran liberación o gran nirvana, y nosotros nos convertimos en un Buda.

La raíz de la bodhichita es la gran compasión, una misericordia imparcial que desea proteger del sufrimiento a todos los seres sin excepción. No es posible generar esta gran mente compasiva sin antes sentir amor afectivo por todos los seres. Este amor es una mente que se siente cerca de los demás y los estima. Si amamos a los demás, cuando comprendamos que están sufriendo sentiremos compasión por ellos de manera natural. Por lo tanto, para convertirnos en un Bodhisatva, primero hemos de experimentar este amor afectivo por todos los seres sintientes y luego generar las mentes de gran compasión y bodhichita.

Amor afectivo

Buda enseñó que para cultivar este amor afectivo por todos los seres hemos de aprender a reconocerlos como nuestras madres y contemplar lo bondadosos que son con nosotros. Con este fin realizamos la siguiente contemplación: Puesto que es imposible encontrar el principio de nuestro continuo mental, podemos deducir que en el pasado hemos renacido incontables veces y, en consecuencia, que hemos tenido innumerables madres. ¿Dónde están ahora todas ellas? Nuestras madres son los seres sintientes.

Es incorrecto pensar que nuestras madres de vidas pasadas han dejado de serlo porque ha transcurrido mucho tiempo desde que se preocuparon de nosotros. Si nuestra madre muriera hoy, ¿dejaría acaso de ser nuestra madre? Todavía la consideraríamos como tal y rezaríamos por su felicidad. Lo mismo ocurre con todas las madres que tuvimos en el pasado –murieron pero siguen siendo nuestras madres–.  El que no nos reconozcamos sólo se debe a que hemos cambiado nuestra apariencia externa.

En nuestra vida diaria nos encontramos con diferentes seres sintientes: humanos y no-humanos. A algunos los consideramos como amigos, a otros como enemigos y a la mayoría como extraños. Este tipo de discriminación es producto de nuestras mentes erróneas y no es verificado por una mente válida. Como resultado de las diferentes relaciones kármicas que mantuvimos en el pasado, algunos seres nos parecen agradables y atractivos, otros desagradables y otros ni lo uno ni lo otro. Tenemos la tendencia a aceptar estas impresiones sin vacilar, como si fueran realmente ciertas. Pensamos que las personas que nos agradan son de por sí agradables, y que las que nos desagradan son intrínsecamente desagradables. Esta manera de pensar es incorrecta. Si las personas que nos parecen atractivas lo fueran por sí mismas, cualquiera que las viera las consideraría también de tal modo; lo mismo sucedería con las que consideramos desagradables; pero esto no es así. En vez de asentir a este tipo de mentes erróneas, es mucho más beneficioso considerar que todos los seres sintientes son nuestras madres. Al encontrarnos con alguien hemos de pensar: «Esta persona es mi madre. De esta manera generaremos un sentimiento ecuánime de afecto por todos los seres.

Si pensamos que todos los seres sintientes son nuestras madres, nos resultará más fácil generar sentimientos sinceros de amor y de compasión hacia ellos, nuestras relaciones diarias serán más estables y constructivas, y de manera natural evitaremos cometer acciones perjudiciales, como matar o hacer daño a los demás. Puesto que reconocer que todos los seres son nuestras madres aporta enormes beneficios, deberíamos adoptar esta manera de pensar sin vacilaciones.

Una vez que estamos convencido de que todos los seres son nuestras madres, a fin de generar amor afectivo hacia ellos, reflexionamos y recordamos lo bondadosos que han sido con nosotros.

Cuando fuimos concebidos, si nuestra madre no hubiera querido mantenernos en su seno, podría haber cometido un aborto, y si lo hubiera hecho, ahora no dispondríamos de esta vida humana. Gracias a que tuvo un buen corazón nos mantuvo en su seno y ahora disfrutamos de esta existencia humana con todas sus ventajas. Cuando éramos un bebé nos cuidó con extremada atención. De no haberlo hecho, lo más probable es que hubiésemos sufrido algún accidente y ahora estaríamos lisiados, ciegos o mentalmente discapacitados. Por fortuna, nuestra madre nunca nos descuidó. Veló por nosotros día y noche con gran amor y cariño considerándonos más importantes que ella misma. ¡Cuántas veces al día nos tuvo que salvar de todo tipo de peligros! Por la noche interrumpimos su sueño y durante el día sacrificó sus pequeños placeres por nosotros. Tuvo que abandonar su trabajo, y cuando sus amigos salían a divertirse, ella se quedaba en casa para cuidarnos. Gastó todos sus ahorros para proporcionarnos los mejores alimentos y ropas. Nos enseñó a comer, a andar y a hablar. Pensando en nuestro futuro hizo todo lo posible para que recibiéramos una buena educación. Gracias a su extremada bondad podemos aprender cualquier cosa que nos propongamos. Debido principalmente a la benevolencia de nuestra madre, ahora tenemos la oportunidad de practicar el Dharma y alcanzar la iluminación.

Puesto que no hay nadie que no haya sido nuestra madre en alguna de nuestras vidas pasadas, y dado que cuando fuimos su hijo nos trató con el mismo amor y cuidado que nuestra madre actual, podemos afirmar que todos los seres han sido muy bondadosos con nosotros.

La bondad de todos los seres no se limita al período de tiempo en que fueron nuestra madre. Todas y cada una de nuestras necesidades diarias nos son provistas gracias a la amabilidad de otros. Vinimos desnudos al mundo, pero desde el primer día se nos dio un hogar, se nos alimentó y vistió, y se nos proporcionó todo lo que necesitábamos –gracias a la amabilidad de los demás–. Todo lo que disfrutamos es el resultado de la generosidad de que hemos sido objeto por parte de muchas personas ya sea en el pasado o en el presente.

Ahora, podemos hacer uso de muchas cosas con el mínimo esfuerzo. Si consideramos las facilidades públicas, como carreteras, automóviles, aviones, barcos, restaurantes, hoteles, bibliotecas, hospitales, tiendas, dinero y demás, es obvio que muchas personas han trabajado duro para que todo esto sea una realidad. Aunque nosotros no aportemos muy poco o nada para que el abastecimiento de estas comodidades sea posible, éstas están disponibles para nuestro propio uso, lo cual es una muestra continua de la benevolencia de los demás.

Tanto nuestra educación secular como nuestro adiestramiento espiritual no hubieran sido posibles sin la ayuda y amabilidad de otros seres. Todas las realizaciones de Dharma, desde las primeras experiencias hasta los logros de la liberación y la iluminación, las alcanzaremos también gracias a la gran bondad de los demás.

Cuando reconozcamos que todos los seres son nuestras madres y reflexionemos en su bondad, experimentaremos un amor afectivo ecuánime por todos ellos. En cierta ocasión una mujer pidió al gran Maestro tibetano Gueshe Potoua que le explicase qué era el amor afectivo y él repuso: «¿Qué sientes cuando ves a tu propio hijo? Te sientes muy feliz de verle y te parece lo más hermoso del mundo. Si consideramos a todos los seres del mismo modo, sintiéndonos cerca de ellos y queriéndolos, habremos desarrollado el amor afectivo».

Nuestra propia madre quizá no sea muy bella ni vista con elegancia, pero debido a que tenemos una relación especial con ella, a nosotros nos parece la más hermosa. La queremos y si vemos que está sufriendo, de manera espontánea sentimos una profunda compasión por ella. Si generamos este enternecido corazón en relación a todos los demás seres, habremos generado lo que se llama amor afectivo. Con este amor por todos los seres es imposible que sintamos celos o nos enfademos con ellos. Si mejoramos nuestro reconocimiento de la bondad de los demás, desarrollaremos de modo natural este corazón cálido y afectuoso y, como consecuencia, sentiremos una gran estima por ellos. A pesar de que los demás posean faltas sabremos valorar sus cualidades, del mismo modo que una madre ve siempre el lado bueno en sus hijos, sin importar lo que hagan.

La gran compasión

La gran compasión es el deseo espontáneo de liberar a todos los seres del sufrimiento del samsara. Si después de haber generado amor afectivo por todos los seres contemplamos cómo están atrapados en el samsara soportando problemas sin cesar, desarrollaremos con facilidad compasión por ellos. Anteriormente se explicó cómo generar renuncia al samsara por medio de la contemplación de los siete tipos de sufrimiento, desde el sufrimiento del nacimiento hasta el de no poder satisfacer nuestros deseos. Si recordamos ahora estos razonamientos y los aplicamos en relación a los demás seres, nos daremos cuenta que todos están padeciendo de manera insoportable. Hemos de contemplar estos sufrimientos hasta que generemos en nuestro corazón una fuerte compasión por todos los seres. A continuación meditamos sobre este sentimiento sin distracciones.

Bodhichita

Cuando hayamos generado una mente de gran compasión por todos los seres, hemos de pensar:

Quiero liberar a todos los seres del samsara, pero ¿cómo puedo conseguirlo? Mientras yo mismo permanezca en el samsara no podré ayudarles. Si no soy capaz de resolver mis propios problemas, ¿cómo voy a solucionar los de los demás? Sólo un Buda tiene el poder de proteger a todos los seres sintientes y de proporcionarles una felicidad pura. Por lo tanto, para cumplir mi deseo de liberar a todos los seres del sufrimiento, voy a alcanzar el estado de Buda.

Podemos meditar en este pensamiento una y otra vez hasta que lo generemos de manera espontánea día y noche. Cuando esto sea así, habremos logrado la verdadera realización de la bodhichita y nos habremos convertido en un Bodhisatva, en un hijo o hija de los Budas. El mero deseo de querer ser un Buda para el beneficio de todos los seres es lo que se llama «la bodhichita aspirante». Después, si hacemos la promesa sincera de seguir el modo de vida del Bodhisatva por medio de la práctica de las seis perfecciones, nuestra bodhichita aspirante se convertirá en «la bodhichita comprometida».


No hay comentarios:

Publicar un comentario