miércoles, 17 de febrero de 2010

El ego y el alma


Puedes escuchar a tu mente y a tu ego o puedes escuchar a tu alma y a tu Ser.

El corazón no te engaña, ni complica tu existencia, es el alma que te guía a practicar la experiencia, desde la parte sensible que no tenga contradicción que hace todo muy fácil y no mueve indecisión. Las certezas de la vida sólo son del corazón, no lleva la mente a engaños, las va guiando el Amor y hace todo posible pues es fuerte creación, posibilita la vida a acciones sin temor. Cuando el miedo acontece no estás escuchando el alma, cuando la duda florece te está llamando a la calma, que tengas tranquilidad porque ahí es donde se aclara.

Todo es libre elección y así ves los resultados, puedes seguir la intuición o buscar por otros lados, siempre tendrás la experiencia de lo que hayas pensado. Cuando detienes la mente no hay nada que pensar, las acciones se convierten en sentimientos sin más y observas más sereno donde está esa verdad. El Espíritu garantiza la riqueza de unidad, porque sabes y comprendes el papel de dualidad, para ejercitar la mente desde el acto de crear.

El ego es que no comprende la fuerza de la verdad y se siente dividido y puede manipular, está abierto a engaños y a dejarse llevar, le gusta la contradicción y sobre todo dudar.

Dudar forma parte del proceso de la vida, no te hace mejor ni peor, ni te hace indiferente, sólo te hace caminar y muchas veces detenerte, deseas seguridad en aquello que no comprendes, la duda te hace mirar y buscar lo sorprendente y ser más observador para que mires de frente y descubras los motivos de aquello que es evidente.

La duda viene del ego que se siente inseguro, la duda pone los frenos a descubrir lo que es Uno y provoca irritación si no admites el sentido, se queda aislado y frío y a la vez confundido.

El sentido de la vida es abierto, amplio y limpio, no tiene complicaciones ni nada que no esté vivo, es activo y presente y te llama a la acción, para que busques y encuentres lo que nunca se perdió. La duda si se mantiene te baja la vibración, no descubres lo que eres porque el ego pensó mantener su seguridad en esa libre elección, pero el impulso está vivo, el latido del Amor hace que tenga sentido lo que el ego negó, el corazón llama al alma que el Espíritu creó y sigue así su camino en proceso de Ascensión.


Un abrazo, Rosa Mari Ramírez, Illescas, Toled- España

No hay comentarios:

Publicar un comentario