martes, 8 de junio de 2010

LIBRO MEDIMENTE... meditación para principiantes.


Descargá aquí el libro completo




Descargá aquí el libro completo


En fin semana , especial de iluminación , de luna nueva en libra seguimos descargando gratuitamente los libros de el escritor argentino/israelí que tenemos el agrado de tener nuevamente, la descarga gratuita de todos sus libros y trabajos espirituales, sobre el lado derecho del blog en forma permanente, cosa que agradecemos enormemente, 2 de estos libros vamos a usarlos para los grupos y cursos de meditación gratuitos en las redes, este que presentamos hoy es uno de elllos, se los recomiendo a todos y espero les guste, Helen.

El autor nos habla del libro......

He querido recopilar treinta años de experiencias y aprendizaje, para finalmente poder volcarlos aquí, en este volumen.

El libro esta dividido en dos partes:

MediTeoría es la primera parte y está dedicada principalmente a ofrecer explicaciones teóricas de los comienzos de la práctica guiando al lector en sus comienzos como meditador.
MediPráctica es la segunda parte y está dividida a su vez en dos capítulos (Meditación Modelo y Meditación Argumentada). El primero de los capítulos ofrece un modelo básico y práctico, sobre el cual el meditador trabajará creativamente. El segundo incluye "Cinco Viajes Fantásticos al Interior del Alma", siendo cada uno de dichos viajes, una meditación, ofreciendo así la posibilidad de aplicar todo lo aprendido y conocer la forma de crear sus propias meditaciones.

Descargá aquí el libro completo

Meditación Inespecífica

En algún momento he mencionado que dediqué largos años de mi vida a la práctica y especialización del método de meditación basado en la técnica de Control Mental de José Silva, para luego, hace sólo siete años, haber efectuado un giro trascendental en mis prácticas. Fueron éstos mis comienzos en la técnica Vipassana de meditación, como la enseña S. N. Goenka y sus profesores asistentes, y que ya no abandonaría hasta el día de hoy. Pero también he sabido aclarar que a pesar de la aparente oposición existente entre sus principios, las he aprovechado al máximo, obteniendo de la consistencia y seriedad en sus prácticas lo mejor en cada época. Aún continúo evolucionando con la práctica de dos horas diarias en la última de las disciplinas mencionadas.

Sin entrar en mayores detalles, puesto que no es el tema que trataré, diré que el método de Control Mental de Silva está basado en programas de textos y sobre pantallas, donde el individuo de manera clara expresa todo lo que desea obtener de la vida, en todos sus conceptos y a todos los niveles, durante la meditación que realiza estando su cerebro al nivel "alfa" de meditación. Es decir que el método está basado en el poder de la mente para que el individuo obtenga material y espiritualmente, todo lo que desea. Simplemente, programa en el nivel "alfa" de programación y lo programado se verá materializado en el nivel "beta", que resulta el nivel de nuestra realidad física y consciente. Pero ello no resulta así de sencillo. Requiere mucha práctica adecuada y el mantenimiento en pie de tres elementos conformando un trípode, a saber:

- fe absoluta en que lo que se desea se cumplirá

- programación correcta de lo deseado

- esperanza de que así sucederá

No es sencillo para alguien poder cumplir con estas tres condiciones. Caída una, la programación no se materializará. El primer e inmediato beneficio que uno obtiene de esta práctica consiste en una especie de rara euforia que le hace sentir a la persona, "que se puede llevar el mundo por delante", en el sentido de que todo le irá muy bien. Pero si no es constante y serio en las prácticas y no sabe mantener con genuina veracidad los tres pies del trípode antes mencionado, ese estado anímico tan especial irá diluyéndose, no pudiendo lograr los resultados que se buscan.

La técnica Vipassana pareciera ser todo lo contrario, pues en un principio no le ofrece nada al individuo, pero sí le exige. El meditador que se inicia deberá aislarse por completo del mundo exterior. Podrá dormir entre las 21:30 y 04:30 horas, todos los días, con otro descanso adicional de una hora y media más durante la misma jornada. Recibirá dos comidas vegetarianas diarias y deberá meditar durante las restantes 11 a 13 horas del día. Tendrá prohibido hablar, escuchar música, leer o escribir durante diez días. De esta manera, se le ofrece la adquisición de una técnica que le permitirá aprender, sólo a través de la práctica y sin necesidad de comprensión intelectual alguna (aunque de todas maneras ésta se brinda), a disfrutar de la plena felicidad de la vida (El Arte de Vivir) sin la necesidad de que ocurra nada en el afuera y a pesar de lo que ocurra. Por medio de la lenta eliminación de los "tsankaras" (impurezas de la mente acumuladas durante toda la vida), el individuo, casi sin proponérselo, va impregnándose de "ecuanimidad", lo que significa que al comprender el carácter "anitcha" (todo es temporario, nada es permanente) de todas las cosas en la vida, éste va desarrollando sin darse cuenta, desarraigo tanto a la "aversión" hacia las cosas que no le gustaban, como al "deseo" por las cosas que quería obtener. De esta manera, el meditador termina comprendiendo a nivel experimental, el carácter transitorio de todo y acepta complacido, todas las cosas y situaciones tal cual son (lo cual no significa renunciar anticipadamente a las ambiciones). Las prácticas y enseñanzas de esta técnica están a cargo exclusivo de maestros especializados y es totalmente prohibida su enseñanza por parte de otras personas. Por dicho motivo es que no me extenderé en sus explicaciones.

Éste ha sido apenas un mal (o incompleto) resumen de ambas técnicas, puesto que escuelas como éstas, que revisten cierta complejidad y profundidad de principios, difícilmente puedan ser bien resumidas en sus conceptos con el llenado de algunos renglones. Pero existe un motivo por el cual lo he hecho. Deseo mostrarle al lector que en materia de meditación, los contrarios, en algún sentido pueden convertirse en iguales. De una manera similar ocurre en materia de energía, cuando observamos cómo los polos opuestos se atraen.

Paso a explicar mi teoría: La Meditación Inespecífica.

Fue mi larga trayectoria en el mundo de la meditación y el haber contado con la posibilidad de aprender y obtener sus enormes beneficios por parte de dos disciplinas tan distantes una de la otra, los que me permiten hoy lanzarme en esta misión que me he propuesto de explicar al lector que desee iniciarse en la meditación, que podrá hacerlo si lo desea, sin la necesidad de elegir técnica alguna de las conocidas.

No es mi propósito ofrecer una "nueva" técnica de meditación "made by Rudy Spillman", sino ofrecerle al meditador que se inicia, la posibilidad de hacerlo sin realizar ninguna elección y aun así obtener los beneficios clásicos que una buena práctica ofrece. Siempre estará a tiempo, cuando y si lo desea, de decidirse por alguna técnica específica con la ventaja agregada de que ya no lo hará partiendo del "puntapié inicial".

Los motivos que me han llevado a hacer tal ofrecimiento son los siguientes:

He estado reflexionando en el hecho de que si una técnica de meditación nos ofrece la fórmula para obtener todo lo que queramos de la vida, mientras otra técnica nos dice "las cosas son como son" y yo te enseñaré de todas maneras a sentirte como si lo tuvieras todo, aunque no tengas nada, en esencia, ambas técnicas nos están ofreciendo lo mismo, por más contradictorias que puedan parecer. ¿Cómo es esto?

Veamos, los caminos son muy diferentes, las prácticas lo son también, pero ambas a su manera estarán logrando la felicidad plena para nosotros, que es el principal y único objetivo de cualquier individuo. Así es que de pronto me pareció advertir que ambas técnicas le estaban tirando la pelota al meditador. Y es él el único que podrá decidir si llegará a su meta, que es la de todos, por medio de sus logros, obtenciones y demás realizaciones concretas de una situación ideal, o prefiere llegar al mismo resultado, quizás respirando y disfrutando del aroma de las flores de un jardín que ni siquiera es el propio porque no posee uno. Y así es como llegué a la deducción, creo, de que todas, absolutamente todas las técnicas de meditación, a su manera, nos darán lo mismo. Y cada meditador decidirá de que manera tomarlo.

Descargá aquí el libro completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario