jueves, 1 de julio de 2010

El Árbol de los Deseos Antigua Historia de la India




























Una vez un hombre estaba viajando y entró al paraíso por error. En el concepto indio del paraíso, hay árboles que conceden los deseos. Simplemente te sientas bajo uno de estos árboles, deseas cualquier cosa e inmediatamente se cumple no hay espacio alguno entre el deseo y su cumplimiento. El hombre estaba cansado, así que se durmió bajo un árbol dador de deseos. Cuando despertó, tenía hambre, entonces dijo: «¡Tengo tanta hambre! Ojalá pudiera tener algo de comida». E inmediatamente apareció la comida de la nada simplemente flotando en el aire, una comida deliciosa. Tenía tanta hambre que no prestó atención de dónde había venido la comida. Cuando tienes hambre, no estás para filosofías. Inmediatamente empezó a comer y la comida estaba ¡tan deliciosa!

Una vez que su hambre estuvo saciada, miró a su alrededor. Ahora se sentía satisfecho. Otro pensamiento surgió en él: »Si tan sólo pudiera tomar algo!» Y por ahora no hay ninguna prohibición en el paraíso, de modo que de inmediato apareció un vino estupendo.
Mientras bebía este vino tranquilamente y soplaba una suave y fresca brisa bajo la sombra del árbol, comenzó a preguntarse: »¿Qué está pasando? Hay fantasmas que están jugándome una broma» Y aparecieron fantasmas feroces, horribles, nauseabundos. Comenzó a temblar y pensó: «¡Seguro que me matan!»
... Y lo mataron.
Esta es una antigua parábola, de inmensa significación.
Tu mente es un árbol dador de deseos: todo aquello que desees de verdad y profundamente, tarde o temprano se verá cumplido.
Cada uno es aquí un mago.
Cada uno está hilando y tejiendo un mundo mágico en torno de sí mismo... y luego ¡es atrapado!
La araña misma es atrapada en su propia tela.
No hay nadie que te torture excepto tú mismo.
Pero cuando se comprende esto, las cosas comienzan a cambiar.
Entonces puedes modificarlo, transformar tu infierno en cielo; sólo se trata de pintarlo con una visión diferente... La responsabilidad es tuya...


Fuente: Revista Utopía Azul (Edición nº 80)

No hay comentarios:

Publicar un comentario