sábado, 7 de febrero de 2009

MAGIA DE ARBOLES 2.El amor entre lo grande y lo pequeño es posible







...He oído contar la historiade un antiguo y majestuoso árbol,
cuyas ramas se extendían hacia elcielo.
Al llegar la estación de
las flores,mariposas de todas las formas,
tamaños y colores,
bailaban a su alrededor.


Las aves de países lejanos
se le acercaban y cantaban
cuando florecía y daba frutos.
Las ramas,como manos extendidas,
bendecían a todos los que acudían a sentarse
bajo su sombra.

Un niño solía venir a jugar
junto a él
y el gran árbol se encariñó con el pequeño.


El amor entre lo grande y lo pequeño
es posible,
si el grande no es consciente de su grandeza.
El árbol no sabía que era grande,
sólo el hombre es consciente de eso.
La prioridad de lo grande siempre es el ego,
pero para el amor
nadie es grande o pequeño.

El amor abraza a quienquiera que se le acerque.
Así, el árbol comenzó a sentir amor hacia
ese pequeño que solía ir
a jugar cerca de él.

Sus ramas eran altas,
pero las inclinaba hacia el niño,
de modo que pudiera recogersus flores y sus frutos.

El amor siempre cede;
el ego nunca esta dispuesto a inclinarse.


Si te acercas al ego, susramas se estirarán aún más hacia lo alto;
se pondrá rígido
para que no puedas alcanzarlo.

Pero si el amor llega, el amor de un niño conquisto,.
al ego arisco de ese arbol, el ego que todos llevamos dentro,y que aveces no nos permite dar desde adentro,
compartir con los demás todos los secretos.


arriesga abrirte a los demás compartí el amor vale la pena.
el problema es que muchas veces damos .
esperando recibir , sin percatarnos, que en otro momento.
otra persona en otro lugar, puede darnos,
sin esperar tampoco nada a cambio
.
El secreto es saber esperar con paciencia la respuestasdel universo que siempre llegan , también las gracias.


2 comentarios:

  1. Impresionante me gusto la foto del niño viendo el atardecere, y al toque pasan esas aves...Photoshop?
    Andres77

    ResponderEliminar
  2. puede ser, gracias por visitarnos andrés!

    ResponderEliminar